El principal componente del pimiento es al agua, seguido de los hidratos de carbono, lo que hace que sea una hortaliza con un bajo aporte calórico. Es una buena fuente de fibra y, al igual que el resto de verduras, su contenido proteico es muy bajo y apenas aporta grasas.

En cuanto a su contenido en vitaminas, los pimientos son muy ricos en vitamina C, sobre todo los de color rojo. De hecho, llegan a contener más del doble de la que se encuentra en frutas como la naranja o las fresas.

CÓMO ELEGIRLO Y CONSERVARLO

Cuando se desea comprar pimientos es conveniente seleccionar los ejemplares carnosos, duros, pesados en proporción a su tamaño, muy firmes, de color brillante, piel lisa y lustrosa y carentes de golpes o magulladuras. Si presentan arrugas o manchas significa que han estado almacenados durante demasiado tiempo, lo que provoca una pérdida de nutrientes y de sabor. Hay que rechazar aquellos que tengan una piel muy fina o poco firme y que presenten hendiduras, cortes o partes acuosas. Todos estos signos son indicios de que se encuentran en mal estado.

Otra señal de frescura a tener en cuenta es el estado de su tallo. Éste ha de ser verde, firme y crujiente.

Una vez en casa se aconseja guardar los pimientos en el frigorífico y dentro de una bolsa de plástico perforada y así se conservan hasta quince días. Una vez asados y pelados, también se pueden congelar, escaldándolos con anterioridad en agua hirviendo durante unos tres minutos.

Pollo en crema de pimiento

4 porciones

INGREDIENTES

4 pechugas de pollo deshuesadas, sin piel y partidas a la mitad
1 lata de pimientos rojos
1/3 de taza de leche
2 cucharaditas de mostaza Dijon
12 jitomates deshidratados
1 cucharada de aceite de oliva
¼ de taza de queso parmesano rallado
Sal y pimienta negra al gusto
» Los jitomates deshidratados los encuentras en la sección de las conservas del supermercado

PASO A PASO

1. Licua los pimientos con la leche, la mostaza y sal hasta que estén integrados.
2. Enjuaga los jitomates con agua tibia, escúrrelos sobre servilletas de papel y córtalos a la amitad.
3. Calienta el aceite en una sartén, agrega el pollo y los jitomates y cocina hasta que la carne comience a dorar por todos lados.
4. Añade la mezcla de pimiento, sazona y cocina hasta que la salsa espese ligeramente y el pollo esté cocido (si se seca, agrega más leche).

RECOMENDACIÓN

» Sirve las porciones y espolvorea un poco de queso.
Reacciones:

Tagged: ,

0 comentarios :

Publicar un comentario