- 4 muslos de pollo deshuesado
- 100g de almendra picada
- 100g de arándano seco
- 1 1/2 taza de café de vino dulce
- hilo de cocina
En primer lugar mezcla en un cuenco la almendra, los arándanos y el vino y salpimienta. Deja macerar alrededor de 15 o 20 minutos.
Deshuesa los muslos de pollo. Particularmente le pido a la carnicera que lo haga ella que tiene mejor material y más gracia haciéndolo que yo. No le quites la piel.
Extiende los muslos  en un plato o una superficie de trabajo plana. Mi consejo es que dispongas el hilo de cocina debajo del muslo antes de rellenarlo para que sea más fácil de atar.
Rellena el muslo, lo ideal es disponer el relleno en un lateral  y bastante centrado para después enrollarlo. Una vez enrollado ata con el hilo para que se salga.
Pon los muslos en una cazuela de barro e introdúcelos en el horno precalentado a 180º aproximadamente 40′ . Dale la vuelta a los 20′ para que dore por todas partes.
Listo para degustar.
¡Buen provecho!


- 4 muslos de pollo
- 100g de almendra cruda pelada
- 100 g de tomate deshidratado
- 20 gramos de ajo deshidratado en láminas
- 200g de pimiento rojo asado
- 4 vasos de agua templada
- sal
Antes de nada pon a hidratar los ajos y el tomate con agua templada entre 30 minutos y una hora.
Precalienta el horno a 200ºC. Sala los muslos y ponlos en un recipiente, preferiblemente de barro. Introdúcelos en el horno mientras preparamos la salsa; para ello reserva  unos trozos de tomate entero y algún ajo para decorar y  pon el resto junto al agua de hidratarlos, el pimiento y las almendras en el vaso de la licuadora y añade un poco de sal. Tritura hasta que  quede una salsa fina.
Cuando el pollo lleve 15 minutos horneándose  pon la salsa por encima junto a los trozos enteros de ajo y tomate y deja transcurrir 15 minutos más; pasado este tiempo da la vuelta a los muslos. Después de 45 minutos en el horno el pollo y la salsa estarán cocidos si se desea más dorado puedes gratinar la superficie entre 3 y 5 minutos.