Además de su estupendo sabor y su inconfundible aroma conviene conocer las propiedades de la piña tratandose de una fruta de las más saludables de todas. Por su contenido en bromelina , que esta formada por tres encimas combinadas ( bromelina, extranasa y ananasa) , resulta muy adecuada para la circulación ya que este componente disuelve los coágulos que puedan formarse y fluidifica la sangre. Esto es una buena manera de evitar problemas circulatorios como trombosis, ataques cardíacos, apoplejías y, al mismo tiempo disminuir la presión sanguínea elevada o hipertensión.

Ademas de sus propiedades anticoagulantes, la bromelina tiene el poder de " digerir" las proteínas por lo que resultará de mucha ayuda en el proceso de la digestión. Un buen pedazo de piña después de acabar de nos permite digerir mejor los alimentos, ayuda al estómago a realizar su función y a sentirnos menos llenos más rápidamente. Ello conlleva la desaparición de una serie de efectos secundarios desagradables relacionados con la digestión pesada de los alimentos: gases intestinales, pesadez de estómago, acidez de estómago, etc. Esta propiedad es utilizada por la industria de la alimentación para que las carnes envasadas sean más blandas. Sin embargo este hecho perjudica la composición de la enzima que se destruye con el calor y hace que no sea aprovechable por el organismo, por lo que deberemos comernos la fruta fresca si queremos aprovecharnos de sus propiedades.

Esta capacidad para digerir las proteínas puede utilizarse a nuestro favor para eliminar microorganismos y parásitos del interior de nuestro cuerpo. Por eso la piña ejerce una función purificadora del tubo digestivo y ayuda a eliminar las bacterias causantes de putrefacciones intestinales.

INGREDIENTES
1/2kg de piña fresco y bien maduro
1 lata de leche condensada
1 taza de crema de leche
2 cucharaditas de vainilla
3 claras
3 cucharadas de azúcar

PREPARACION
Cortar la pulpa de piña en trozos y licuarla junto con la leche condensada.

Aparte batir las claras con una cucharada de azúcar hasta que estén firmes.

Agregarle en forma de lluvia las restantes y una vez incorporada el azúcar detener el batido.
Queda así una preparación firme tipo merengue.

Batir la crema hasta que esté semiespesa.

Poner en un recipiente la piña licuado. Incorporarle la crema batida mezclando suavemente.

Agregar la vainilla y la mitad de las claras batidas.

Mezclar bien hasta formar una mezcla homogénea.

Añadir el resto de las claras más suavemente.

Llevar al congelador hasta que el helado esté firme.

Se retira un rato antes si se desea servirlo más cremoso.

Se puede servir solo o acompañado por galletitas, vainillas y bañado con alguna salsa.


El chocolate es 'beneficioso para la salud' según varios estudios científicos, ya que es uno de los mejores aliados para proteger el corazón por el alto contenido en antioxidantes que posee.

Las semillas del cacao contienen flavonoles, sustancias naturales bioactivas que contribuyen a mantener y mejorar la circulación sanguínea. Los flavonoles son parte de la gran familia de los flavonoides, a la que también pertenecen numerosas frutas y verduras.

Más de 19 estudios clínicos demuestran que los flavonoles del cacao contribuyen a la relajación de los vasos sanguíneos e influyen en una buena circulación sanguínea, también reducen el riesgo de acumulación de plaquetas -que forman coágulos de sangre- y contribuyen al buen funcionamiento del sistema vascular.

Según un reciente estudio publicado por el Journal of the American College of Cardiology, consumir diariamente una bebida rica en flavanoides de cacao podría disminuir los efectos negativos de la diabetes en los vasos sanguíneos.

8 porciones

INGREDIENTES

Para los brownies

3/4 de taza de cocoa
1/4 de cucharadita de bicarbonato de sodio
2/3 de taza de aceite vegetal
2 tazas de azúcar
2 huevos
1 1/3 tazas de harina cernida
1 cucharadita de esencia de vainilla
1/4 de cucharadita de sal

PARA LA SALSA

1/2 taza de azúcar morena
2 cucharadas de café soluble
1/2 taza de cocoa en polvo
1/4 de cucharadita de canela molida
1/4 de cucharadita de nuez moscada molida
3 cucharadas de mantequilla
1 cucharadita de esencia de vainilla
1/3 de taza de nueces
1/2 de helado de vainilla

PASO A PASO

1 Para hacer los brownies: cierne la cocoa y el bicarbonato, agrega 1/3 de taza de aceite y 1/2 taza de agua caliente; bate a velocidad alta para incorporarlos.
2 Integra el azúcar, los huevos y luego el resto del aceite; bate bien después de cada adición y cuando se forme una pasta suave, incorpora la harina, la vainilla y la sal.
3 Vierte en un molde rectangular mediano, ligeramente engrasado y enharinado.
4 Hornea durante 20 minutos a 180C (haz la prueba del palillo). retira el molde, deja enfriar y corta las porciones; reserva.
5 Para hacer la salsa: mezcla el azúcar y el café en 1/2 taza de agua caliente; cocina a fuego medio y sin dejar de mover para disolverlos.
6 Agrega la cocoa, la canela y la nuez moscada, deja hervir hasta que espese un poco; revuelve con frecuencia.
7 Añade la mantequilla y la vainilla, cuando la primera se derrita, integra las nueces y retira del fuego.

Sirve cada brownie con una bola de helado y bañalos con la salsa.


El atún es un alimento rico en proteínas; contiene pocas grasas y es fuente importante de vitaminas –entre las que destacan las A, D y las del grupo B– y de minerales como yodo, fósforo, hierro, magnesio y potasio, entre otros. El atún blanco por lo general es más caro.

Recuerda comprar el atún en agua en lugar del atún en aceite. El atún en agua tiene menos grasa y, por lo tanto, menos calorías

4 Porciones

INGREDIENTES

2 latas de atún en agua escurrido
2 huevos cocidos y picados
1 cucharada de albahaca fresca picada
100 gr. de queso parmesano rallado
100 gr. de requesón
1/2 cucharadita de jugo de limón
4 tomates cherry
4 hojas de lechuga lavadas y desinfectadas
Sal y pimienta al gusto

PASO A PASO

1. En un tazón revuelve el atún con el huevo, la albahaca, el queso, el requesón, el jugo de limón, sal y pimienta.
2. Toma porciones, forma 8 tortitas no muy grandes, ponlas en un platón y reserva.
3. Corta los tomates a la mitad, acomoda una pieza en el centro de cada tortita y presiona ligeramente.
4. Reparte las hojas de lechuga entre los platos y encima sirve las tortitas.


La alimentación diaria es un reto para muchas madres de familia que de repente ven “bloqueada” su mente para preparar algo novedoso diariamente.

En realidad, la clave no está en tener conocimientos de alta cocina para lograr menús con calidad nutritiva, más bien, lo que debe hacer es probar combinaciones nuevas de ingredientes básicos, que además no son tan costosos, y con ello garantizará que su familia consuma lo mejor de los alimentos sin aburrirse.

OTRAS OPCIONES QUE DEBERÍA CONTEMPLAR

» Atún enlatado (en agua)
» Tofu
» Mostaza
» Yogur orgánico
» Pan de grano entero
» Tortillas de maíz
» Nueces o almendras
» Frutas como uvas, fresas o ciruelas; plátanos; naranjas o limones, y manzanas.

1 HUEVOS

Desde revueltos hasta en omelet, cocidos, la proteína de este alimento enriquece una ensalada o una sopa. Es una fuente accesible de bajas calorías y excelente contenido proteínico que además tiene un excelente sabor. Son muy digestivos, también son ricos en vitaminas y de minerales esenciales.

2 LECHUGA ROMANA

Especialmente los corazones. Manténgala fresca por semanas y prepare una suculenta ensalada; es benéfica sobre todo por las noches. El American Institute for Cancer Research la incluye entre los alimentos anti cancerígenos.

3 PASTA

Si cuenta con un sobre de pasta, tiene la cena a la italiana asegurada. La principal contribución a la nutrición es el aporte de hidratos de carbono, un 13% de proteína y un 1.5% de grasas y minerales. Las pastas también aportan algunas vitaminas del grupo B, sobre todo las pastas de colores.

4 ACEITE DE OLIVA EXTRA VIRGEN

Se puede utilizar en la preparación de casi todos los alimentos y en un sinfín de ensaladas. Tanto el virgen como el extra son ricos en vitaminas A, D, E y K. Favorece la absorción de minerales como el calcio, el fósforo, el magnesio y el zinc; es eficaz en el proceso digestivo, evitando la acidez gástrica y facilitando el tránsito intestinal. Mejora el control de la presión arterial.

5 GARBANZOS

(pueden ser enlatados)
Sirven para preparar platillos vegetarianos al instante y para añadir proteína a las salsas de las pastas, ensaladas y sopas. “La carne del pobre”, como también se conoce al garbanzo, es rico en proteínas, en almidón y en lípidos sobre todo de ácido oleico y linoleico, que son insaturados y carentes de colesterol. Del mismo modo, es un buen aporte de fibra y calorías. (Con información de Martha Rose Shulman)

6 UNO O DOS VEGETALES VERDES

Como brócoli, espárragos, chícharos y uno o dos chiles. Éstos se mantienen bien durante varios días, son especiales para acompañar otros alimentos y complementan una sana alimentación. Son altos en minerales como el calcio, el hierro, magnesio y potasio. También tienen cantidades importantes de vitaminas como la A (beta caroteno), C, E y el ácido fólico.

7 VINAGRE

Para aderezar las ensaladas, de hecho se puede emplear combinándolo con el aceite de oliva, lo que le da un sabor muy especial y saludable a los alimentos y los mantiene frescos. Se emplea como un conservador ya que ralentiza los efectos de la putrefacción alimenticia.

8 QUESO PARMESANO

(un bloque, no rallado)
No sólo para gratinar encima de las pastas, sino para incorporar a las ensaladas y las guarniciones de sopas, los vegetales y los pays, así como para las cáscaras, las cuales sirven para enriquecer las sopas también. Su añejamiento va de 12 meses hasta 36.

9 ARROZ Y OTROS GRANOS

Es uno de los alimentos más sanos y generosos porque puede combinarse casi con cualquier otro ingrediente y servirse como un platillo completo. Algunos estudios han demostrado que su consumo con su capa de salvado hace que se reduzca el nivel de colesterol en sangre.

10 CONSERVAS DE TOMATES

Todas las salsas de tomate pueden acompañar pastas, sopa y guisos. Es una fuente importante de potasio y magnesio. De su contenido en vitaminas destacan la B1, B2, B5 y la vitamina C. Presenta también carotenoides como el licopeno que son antioxidantes.

11 CEBOLLA

Una planta aromática esencial en la mayoría de los platillos mexicanos, sopas, guisos, los gratinados y vegetales. Posee una potente acción contra el reumatismo. Ésta disuelve el ácido úrico, lucha contra las infecciones gracias a sus sales de sosa y su potasa, que alcalinizan la sangre. La cebolla roja (o morada) ayuda a prevenir la osteoporosis, gracias a su alto contenido del flavonoide quercetina. Además contiene fósforo, silicio, vitaminas A, B, C, más los beneficios en azufre, hierro, yodo, el potasio, y dosis moderadas de sodio.

12 AJO

Una planta aromática esencial, no sólo para cocinar, sino para otros usos. Es el ingrediente clave en varias cocinas alrededor del mundo como la mediterránea, la asiática y la mexicana. Es eficaz como antibiótico, combatiendo numerosos hongos, bacterias y virus; reduce la presión arterial y el colesterol; incrementa el nivel de insulina en el cuerpo; controla los daños causados por la arterioesclerosis y el reumatismo. También se relaciona con la prevención de ciertos tipos de cáncer, ciertas complicaciones de la diabetes mellitus, en la reversión del estrés y la depresión. Contiene carbohidratos, grasas, proteínas, vitamina B6 y C, calcio, hierro, magnesio, fósforo, sodio y zinc.


4 Porciones

Ingredientes
2 pechugas de pollo, sin piel, deshuesadas y cortadas a la mitad
2 calabacitas finamente rebanadas
2 zanahorias peladas y finamente rebanadas
1 pimiento rojo finamente rebanado
4 cebollitas de Cambray picadas
1 cucharada de salsa de soya
Sal y pimienta al gusto
Aceite vegetal

Paso a paso
1.- En una sartén calienta un poco de aceite a fuego medio, agrega el pollo, pon la tapa y cuando esté bien frito, retíralo y reserva.

2.- Añade las calabacitas y las zanahorias, condimenta con sal y pimienta y cocina hasta que estén suaves.

3.- Incorpora el pimiento, Llas cebollitas y la salsa de soya; mezcla, integra el pollo, coloca la tapa y cocina 3 minutos más.


El durazno, se considera originario de Asía. Hace parte de la familia de las Rosáceas. Crece en zonas templadas. No es una planta de larga vida.

Se usa para preparar ricos postres, en mascarillas faciales, como saborizante de algunas bebidas y su esencia en productos de belleza e higiene.

Ayuda a hidratar la piel y reconstituir tejidos. Para ello puede preparar un té de durazno: Coloque un durazno lavado y cortado en agua, dejelo hervir por 1 minuto. Bébalo tibio, dos tazas diarias en ayunas.

Esta fruta también es depurativa por lo que ayuda a tener una digestión adecuada.

Esta fruta es un antioxidantes lo cual impide el deterioro de las arterias evitando de esta manera la arteriosclerosis. De igual forma las vitaminas del complejo B que hacen parte de los componentes de esta fruta son importantes para regular y mantener en buen estado el proceso que da como resultado las contracciones musculares del corazón.

Por último es clave saber que puede ser consumida si se están en un régimen dietario ya que es baja en calorías totales. Evidentemente es recomendada cuando se consume en su estado natural ya que al pasarla a dulce o a conserva sus porcentajes de calorías y nutrientes varían.

4 a 6 porciones

INGREDIENTES

1 lata de duraznos en almíbar escurridos
3 cucharadas de fécula de maíz
3 cucharadas de néctar de durazno
¼ de cucharadita de extracto de almendra
½ taza de hojuelas de almendras
1 ¼ tazas de crema para batir
2 cucharadas de azúcar glass

PASO A PASO

1. Licua los cuatro primeros ingredientes para hacer un puré; caliéntalo 5 minutos a fuego medio o hasta que espese; retira del fuego.
2. Vacía la mezcla a un molde, deja entibiar, cubre con plástico y congela 10 minutos.
3. Mientras, tuesta las almendras en una sartén a fuego bajo (muévalas para que no se quemen), retíralas y déjalas enfriar.
4. Bate la crema a velocidad alta y cuando espese, agrega el azúcar glass y bate hasta que se formen picos.
5. Mezcla el mousse de durazno con la crema y bate a velocidad baja hasta que tenga una consistencia tersa.
6. Decora con las almendras.