Estas delicias están hechas de jengibre, miel y especias. Las empezaron a hacer algunos monjes católicos en 1600 en Alemania.

En 1854 se hicieron por primera vez en Estados Unidos y para 1875 se publicó en una revista un cuento acerca de un hombrecillo hecho de pan que, cuando se lo iban a comer, saltaba gritando: "¡No me coman, no me coman!".

Desde entonces, existe la tradición de hornearlas para decorar el árbol y compartirlas en las fiestas.

25 piezas
Ingredientes
1 barrita de mantequilla
1/2 taza de azúcar morena
2 huevos
2/3 de taza de miel de piloncillo
1/2 cucharadita de jengibre, en polvo
2 tazas de harina
1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
1/2 cucharadita de sal
1/4 de cucharadita de clavo molido
1/4 de cucharadita de nuez moscada
1/4 de cucharadita de canela molida

Para el betún
1 taza de azúcar glass
Colorantes vegetales, al gusto

Paso a paso

1. Bate la mantequilla con el azúcar a velocidad alta y cuando acreme, incorpora los huevos y la miel; bate hasta que todo esté integrado.

2. Añade el resto de los ingredientes, poco a poco (bate después de cada adición) hasta lograr una masa.

3. Extiéndela sobre una superficie enharinada, corta las galletas con cortadores en forma de muñeco y acomódalos en charolas engrasadas.

4. Hornea, en horno precalentado, durante 10 minutos a 180ºC o hasta que la orilla comience a dorar; retira las charolas y deja enfriar.

5. Para hacer el betún: bate el azúcar con 1 cucharada de agua hasta que se integren, divide la pasta en tantos colores como desees y pon una gota de cada colorante.

6. Con una espátula desprende las galletas y decóralas con los betunes.

Reacciones:

Tagged: , , , , ,

0 comentarios :

Publicar un comentario