El pollo destaca por su alto contenido en vitamina B3 y ácido fólico, aunque posee mayores cantidades de hierro y zinc. Aunque las vísceras administran importantes cantidades de colesterol, su aporte mineral y vitamínico es altísimo, sobre todo en vitaminas A, C, B12 y ácido fólico.

Cada pieza del pollo posee propiedades nutricionales diferenciadas:

La pechuga sin piel: es la menos grasa y la parte con menos colesterol.
Los muslos: menos proteínas que la pechuga y el triple de grasa.
Las vísceras: tienen cinco veces más grasa que las demás piezas.
El hígado: tiene nueve veces más contenido en colesterol que la pechuga.
La piel: 100 gramos de pollo con piel aportan 167 calorías, 9,7 gramos de grasa y 110 miligramos de colesterol. La misma cantidad de pollo sin piel tiene 112 calorías, 2,8 gramos de grasa y 96 mg. de colesterol.
4 Porciones

Ingredientes
4 cucharadas de mermelada de durazno
2 cucharadas de miel de abeja
2 cucharadas de mostaza
1 cucharadita de salsa de soya
6 medallones de pechuga de pollo
Sal y pimienta, al gusto
Aceite vegetal, el necesario
2 duraznos naturales o en almibar, cortados en gajos

Paso a paso

1. En un tazón combina la mermelada con la miel, la mostaza y la salsa de soya hasta integrarlos.

2. Sazona los medallones con sal y pimienta y unta la mezcla anterior por ambos lados.

3. Fríelos en una sartén con aceite hasta que estén cocidos y dorados; retira y reserva.

4. Revuelve la mermelada con 1/4 de taza de agua y cocina a fuego bajo hasta que espese ligeramente; mueve con frecuencia.

5. Acomoda los medollones en los platos, báñalos con la salsa y decora con los duraznos.
Nota: sirve con arroz.
Reacciones:

Tagged: , ,

0 comentarios :

Publicar un comentario