Los mejores pollos son los de tamaño y peso medianos. La carne debe estar apretada (tierna y elástica) y no debe ser blanda. La piel, lisa –los pollos industriales indefectiblemente tienen la piel granulosa y un poco más gruesa pero tenemos que tratar que sea lo más lisa posible-. Las patas, finas y brillantes, de aspecto escamado y con uñas blandas. El pico blando y el hueso de la pechuga flexible indican un pollo joven y tierno. Un mal indicio en los pollos congelados y embolsados es la piel despegada de la carne y de color amarillo. Hay que cuidar que esté bien congelado; si hay líquido en la bandeja o hielo pegado no ha sido correctamente congelado. Los hay de piel blanca, y no está mal, pero los de piel rosada también son muy buenos.

4 Porciones
Ingredientes
4 milanesas de pollo
3 manzanas, peladas y picadas
2 dientes de ajo, machacados
1/3 de taza de jerez
Sal y pimienta, al gusto
Aceite vegetal, el necesario


Paso a paso
1. En una sartén calienta un poco de aceite y fríe el ajo hasta que dore.

2. Agrega la manzana, mueve para impregnarla de grasa y cuando se vea brillosa, vierte el jerez, baja el fuego y cocina hasta que la manzana esté suave, retira de la estufa y deja enfriar.

3. Sazona las milanesas con sal y pimienta, reparte la manzana entre ellas, dóblalas a la mitad (como quesadilla) y atora con palillos.

4. Fríelas en una cacerola con aceite caliente y a fuego bajo, 15 minutos o hasta que estén cocidas y doradas.

Nota: acompaña con ensalada.

Reacciones:

Tagged: , , , , ,

0 comentarios :

Publicar un comentario